AARP insta al Congreso a continuar los esfuerzos para ayudar a los adultos mayores en riesgo por el coronavirus

Posted on 03/18/20

Nota de editor: a continuación una carta dirigida al Congreso de EE.UU. de Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP.

17 de marzo del 2020

Estimados senadores y representantes:

AARP ha estado trabajando para promover la salud y el bienestar de los adultos mayores del país durante más de 60 años. En nombre de nuestros 38 millones de socios y todas las personas mayores en el país, apreciamos los esfuerzos bipartidistas significativos que ya el Congreso ha emprendido para responder a la pandemia del coronavirus. A medida que dan los próximos pasos para abordar esta emergencia en curso, los instamos a tener especialmente en cuenta a los adultos mayores, quienes tienen el mayor riesgo de esta enfermedad.

El Congreso debe tomar medidas agresivas de inmediato para mejorar el cuidado en los hogares de ancianos, brindar alivio financiero a quienes más lo necesitan, expandir el acceso al cuidado de la salud, reducir los precios de los medicamentos recetados y otros costos de atención médica, y ampliar la asistencia nutricional. Además, en tanto que los estados y el Gobierno federal tratan de expandir los requisitos de distanciamiento social, pedimos que tengan presente que el coronavirus puede ser propagado por cualquier persona, no solo los adultos mayores, y los impactos en la salud pueden ocurrir a cualquier edad. Exhortamos vigilancia contra la discriminación por edad en los próximos días.

Como país, estamos enfrentando un gran desafío. Personas de todas las edades cuentan con que el Congreso demuestre un liderazgo audaz y visionario. Esperamos trabajar con ustedes durante las próximas semanas para encarar estas soluciones específicas y necesarias.

Protección de los residentes en hogares de ancianos y otras instituciones residenciales
Pruebas en hogares de ancianos y otras instalaciones residenciales: priorizar las pruebas para los residentes en centros de cuidados a largo plazo, centros de vida asistida y comunidades de cuidados continuos para jubilados, particularmente aquellos donde ha habido casos de coronavirus. También debe haber más disponibilidad y priorización de pruebas para los trabajadores de primera línea, como el personal en hogares de ancianos y otras instalaciones residenciales, y los que se determine tengan un mayor riesgo. Asegurar el acceso a pruebas, al igual que la capacidad de procesarlas. Llevarles las pruebas a los residentes de un centro, en vez de requerir que los residentes se trasladen a una ubicación centralizada para hacerse pruebas.

Dotación de personal: aumentar dramáticamente los fondos para la dotación de personal en hogares de ancianos y centros de vida asistida. Fortalecer el acceso a la telesalud para complementar las necesidades de dotación de personal. Asegurar que el personal (incluidos los contratistas o empleados privados de residentes) reciba la capacitación adecuada para limitar su propia exposición y la de los residentes, y que tenga el equipo de protección y los productos de limpieza apropiados.

Visitas virtuales en hogares de ancianos: debido a que se han detenido las visitas en persona bajo las pautas de la Administración, deben requerir que los centros ofrezcan a los residentes y sus seres queridos visitas virtuales mediante videoconferencias u otras tecnologías.

Fondos sobre avisos y comunicaciones a familiares y pacientes: establecer estándares de comunicación para que los hogares de ancianos mantengan a la familia y los seres queridos informados y conectados con los residentes y el personal de la instalación (incluidas las visitas virtuales); requerir que los hogares de ancianos provean periódicamente a los residentes y sus familias estos derechos por escrito y en forma impresa. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) deben requerir, no simplemente alentar, que los hogares de ancianos mantengan a los seres queridos de los residentes informados sobre su cuidado. Esto debe incluir asignar a un miembro del personal como el contacto principal para las familias, ya sea un cuidador familiar designado o un representante de la familia, para facilitar las comunicaciones entrantes y salientes con regularidad.

Calidad y seguridad en los hogares de ancianos: aumentar los fondos para apoyar la inspección y certificación de la calidad y seguridad de los hogares de ancianos. Aumentar los fondos de los Gobiernos estatales y locales para la supervisión adecuada y el cumplimiento robusto de la calidad y seguridad de los hogares de ancianos.

Expansión del acceso al cuidado: permitir que los enfermeros registrados con capacitación avanzada y los asistentes médicos provean evaluaciones de admisión y las visitas mensuales requeridas (por los primeros 90 días después de la admisión y al menos una vez cada 60 días posteriormente) para los beneficiarios de Medicare en centros de enfermería especializada.

Provisión del alivio financiero necesario con relación a los gastos de salud
Primas de la Parte B: como parte de las iniciativas de estímulo, eliminar las primas de la Parte B de Medicare hasta el 31 de diciembre del 2020.

Deducible de hospital de la Parte A: como parte de las iniciativas de estímulo y para lidiar con los desafíos de asequibilidad del acceso al cuidado, eliminar el deducible de hospital de la Parte A hasta el 31 de diciembre del 2020.

Deducción de gastos médicos: promulgar leyes bipartidistas y bicamerales (H.R. 2073/S.110) para extender permanentemente la deducción de gastos médicos en el límite del 7.5%, que expira este año. Sabemos que los individuos y familias afectados por este virus pueden ver costos más altos de cuidado de salud este año —quizás por muchos años en el futuro—, y posiblemente tendrán ingresos jubilatorios reducidos debido a las grandes pérdidas en el mercado. Permanentemente extender el límite del 7.5% provee el alivio financiero y certeza necesarios para aquellos que enfrentan altos y continuos costos de atención médica.

Estado de observación: promulgar el proyecto de ley bipartidista Improving Access to Medicare Coverage Act 1682/S. 753), que contaría permanentemente el tiempo que un beneficiario de Medicare pasa bajo observación como parte del requisito mínimo de 3 días de hospitalización para la cobertura de Medicare de cuidados en un centro de enfermería especializada.

Provisión de alivio financiero de crisis económicas
Alivio financiero: para proveer estímulo económico y alivio financiero individual a raíz de la crisis actual, apoyamos los pagos en efectivo a individuos, sea que estén trabajando, no puedan trabajar, o estén desempleados o jubilados. A diferencia de un reembolso de los impuestos sobre la nómina, que solo ayuda a quienes reciben cheques de nómina, los pagos directos proveen beneficios de manera más amplia, incluyendo a las personas más necesitadas. Si el Congreso considera suspender los aportes de nómina, es absolutamente imprescindible que se compense a los fondos fiduciarios del Seguro Social y Medicare. Por otro lado, los pagos directos en efectivo no requerirían transferencias para mantener los fondos completos.

Distribuciones libres de impuestos: permitir que hasta $10,000 en ingresos combinados de distribuciones (debido a pérdidas de planes) o intereses (debido a tasas extremadamente bajas) de planes jubilatorios se eximan de impuestos sobre la renta, para individuos que estén debajo de un nivel designado de ingresos.

Retrasar los requisitos de distribuciones: inmediatamente retrasar las distribuciones mínimas requeridas de los planes jubilatorios por un año. Retrasar las distribuciones permitirá que los jubilados tengan la oportunidad de recuperar valor en sus planes jubilatorios que recientemente han sufrido pérdidas muy grandes.

Aumento de costo de vida: autorizar un aumento de costo de vida específico para los pagos del Seguro Social, especialmente si las medidas de inflación de alimentos o del cuidado de salud sobrepasan un nivel designado en marzo, abril o mayo. Mientras que la tasa general de inflación puede permanecer baja, la experiencia real de inflación para los individuos mayores será especialmente sensible a los costos de alimentos y la salud durante esta crisis.

Suspender las ejecuciones de las Hipotecas de Conversión del Valor de la Vivienda (HECM): suspender las ejecuciones de las HECM por un período de tiempo determinado. Las circunstancias actuales podrían temporalmente dificultar cumplir con todos los requisitos de las HECM, incluidos la ocupación de una residencia o hacer todos los pagos requeridos de impuestos.

Apoyar y proteger a los cuidadores familiares
Fondos adicionales para que los socios comunitarios brinden apoyo a adultos mayores y cuidadores familiares: proveer fondos de emergencia flexibles para que las agencias del área para adultos mayores (AAA) puedan asistir a adultos mayores y cuidadores familiares en sus áreas de servicio durante la emergencia de salud pública del coronavirus. Los fondos deben ser flexibles para que las agencias puedan usarlos en cualquier autoridad o programa de la Ley de Estadounidenses Mayores (como el programa de defensoría del pueblo en materias de cuidados a largo plazo, apoyo a cuidadores familiares, servicios domiciliarios, comidas u otros programas), de modo que atiendan las necesidades principales en sus comunidades. Las AAA pueden proveer fondos a organizaciones basadas en la comunidad para que ofrezcan tales servicios, según lo consideren adecuado. Para asegurar la responsabilidad en cuanto a los fondos de los contribuyentes, las AAA deben reportar su uso de los fondos a la Administración para la Vida Comunitaria (ACL).

Ley Credit for Caring Act: promulgar la ley bipartidista Credit for Caring Act (H.R. 2730/S.1443) para proveer alivio financiero a cuidadores familiares que cuidan de seres queridos, con frecuencia a costa personal.

Equipo de protección personal para quienes reciben cuidados y sus cuidadores: permitir que un cuidador familiar que provee cuidados necesarios en persona a un individuo con el coronavirus tenga acceso a equipo de protección personal para el uso de quien recibe la atención y el cuidador, si fuera necesario, sin costo.

Equipo de protección personal para quienes apoyan a cuidadores familiares: asegurar el acceso adecuado a equipo de protección y capacitación para todos los trabajadores profesionales y no profesionales que brindan apoyo a cuidadores familiares. Se deben establecer pautas claras sobre el uso y acceso de este equipo de protección personal.

Expandir el acceso a la cobertura de salud
Período de inscripción especial: propiciar un período de inscripción especial en el país para que individuos y familias sin cobertura de cuidado de salud, o individuos con planes a corto plazo de duración limitada, se inscriban en un plan del mercado que cumpla con la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA).

Inscripción en Medicare: para asegurar que los adultos mayores en el país tengan acceso continuo al cuidado de la salud, la cobertura de Medicare debe empezar tan pronto como sea posible después de la inscripción —a más tardar, el primer día del mes posterior a la inscripción— independientemente de cuándo el individuo se inscriba durante el período de inscripción inicial, período de inscripción general o período de inscripción especial, incluso si la persona no se inscribe durante su período de inscripción. Más aún, las penalidades financieras por inscripción tardía se deben eliminar.

Acceso a tratamiento: incluir el costo de la cuarentena obligatoria en hospitales u otra institución de cuidado de salud como un beneficio cubierto prededucible bajo toda cobertura pública o privada de salud.

Inscripción automática de los beneficiarios de bajos ingresos: automáticamente inscribir a los beneficiarios de bajos ingresos de Medicare en Medicaid si cualifican y todavía no están inscritos.

Cobertura de Medicaid: proveer cobertura temporal de Medicaid a todos los individuos de bajos ingresos que necesiten cuidados relacionados con el coronavirus.

Expansión del acceso a la telesalud
Remover las barreras existentes de la telesalud: muchos planes de salud y compañías de seguro integrales ya ofrecen servicios de telesalud o visitas virtuales. Aumentar los fondos para que el consorcio nacional de centros de recursos de telesalud y 12 centros de recursos regionales puedan servir a hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo. Para seguir desarrollando nuestra capacidad, aumentar los fondos para apoyar alianzas público-privadas en favor de la telesalud.

Eliminar las barreras del cuidado en hogares y comunidades
Expandir el acceso al cuidado basado en el hogar y la comunidad: proveer una paridad entre los servicios de Medicaid basados en el hogar y la comunidad (HCBS) y el cuidado en instituciones para quienes se determine que necesiten un nivel institucional de cuidado. Esto hará posible que más personas vivan en sus propios hogares y comunidades. Como alternativa, requerir que los estados ofrezcan HCBS a cualquier persona que reúna los requisitos.

Asegurar el acceso a cuidados de Medicaid basados en el hogar y la comunidad: proveer suficientes recursos para asegurar que los servicios de Medicaid basados en el hogar y la comunidad estén disponibles y sean accesibles para individuos que dependen de ellos para vivir en sus hogares y comunidades, incluidos los planes alternativos cuando los trabajadores usuales de cuidado en el hogar no estén disponibles.

Expandir el acceso a la medicina domiciliaria de Medicare: proveer cobertura expandida para la medicina domiciliaria de Medicare para permitir que más beneficiarios de Medicare que reciben el alta de un hospital reciban cuidados intermedios de rehabilitación en el hogar en vez de en un centro de enfermería especializada. Flexibilizar los requisitos de elegibilidad para la medicina domiciliaria de Medicare para que más individuos puedan hacer una transición directa al hogar con la cobertura y eviten cuidados innecesarios en un centro de enfermería especializada (donde el riesgo de coronavirus puede ser más alto). Además, llevar las pruebas a individuos en sus hogares en vez de requerirles que se trasladen a una ubicación centralizada para hacerse pruebas.

Si el Congreso no provee una cobertura expandida para la medicina domiciliaria de Medicare como se señaló anteriormente:

§ Permitir que los enfermeros registrados con capacitación avanzada y los asistentes médicos ordenen la medicina domiciliaria de Medicare (Home Health Planning Improvement Act).

§ Eliminar el requisito de estar confinado para recibir cobertura de medicina domiciliaria de Medicare. Si este requisito no se elimina, la necesidad de una cuarentena voluntaria bajo las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) debe ser suficiente para cumplir con el requisito de "estar confinado" y tener derecho a participar en la medicina domiciliaria de Medicare.

§ Eliminar el requisito de visitas en persona para la cobertura de medicina domiciliaria de Medicare o permitir que esto se haga mediante telesalud.

Asegurar que los adultos mayores no pasen hambre
Inversiones y flexibilidad adicionales en los programas federales de nutrición: asegurar que las poblaciones vulnerables no pierdan el acceso esencial a los alimentos durante esta pandemia. Aumentar la disponibilidad de programas federales de nutrición y aumentar la flexibilidad de los programas para expandir el alcance y permitir medidas locales e innovadoras, incluidos los programas de comidas grupales y de entregas domiciliarias, el Programa Suplementario de Comestibles Básicos (Commodity Supplemental Food Program, CSFP) y el

Programa de Asistencia de Alimentos de Emergencia (TEFAP). Esto puede requerir métodos alternativos para proveer comida a adultos mayores y al mismo tiempo adherirse a las recomendaciones de los CDC sobre el distanciamiento social, permanecer en el hogar tanto como sea posible y abastecerse de alimentos no perecederos. Los métodos alternativos pueden incluir comida para llevar, de entrega y preparada de antemano. Asegurar que los fondos federales puedan usarse para estos métodos alternativos.

Asegurar el acceso al programa SNAP: suspender la implementación de cualquier regla del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) que dificulte el acceso a alimentos durante esta emergencia nacional. Asegurar el acceso al SNAP al facilitar la inscripción de los adultos mayores en el SNAP, remover a corto plazo la recertificación, expandir el acceso a compras y entrega de alimentos en internet para individuos y familias con beneficios del SNAP y temporalmente aumentar los beneficios.

Acceso y asequibilidad de los medicamentos recetados
Reforma integral del precio de los medicamentos recetados: las personas en el país necesitan un alivio de los precios crecientes de los medicamentos recetados. Los impactos económicos que se esperan del coronavirus tendrán un efecto significativo en la seguridad durante la jubilación, lo que hace que los crecientes precios de los medicamentos recetados sean aún más inasequibles. El Congreso debe aprobar una reforma integral del precio de los medicamentos recetados que reduzca los precios y los costos de bolsillo para combatir el aumento desmesurado y asegurar el acceso a medicamentos necesarios.

Aviso a los beneficiarios sobre opciones de reabastecimiento de medicamentos: requerir que los planes de la Parte D de Medicare envíen avisos electrónicos e impresos a los beneficiarios, que les informen sobre sus opciones para reabastecer medicamentos recetados por más de 30 días, y las opciones de pedido por correo.

AARP aprecia sinceramente su consideración de las necesidades singulares de los adultos mayores en Estados Unidos a medida que trabajan para crear la respuesta federal necesaria a la pandemia del coronavirus. Si tienen alguna pregunta, comuníquense con Megan O'Reilly (moreilly@aarp.org) o Cristina Martin Firvida (cmfirvida@aarp.org). Estamos listos para colaborar con ustedes para abordar los impactos de esta enfermedad en la salud y en la economía.



Atentamente,

Nancy LeaMond
Vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso

Carta de AARP al Congreso

More from AARP in Miami

AARP Member Card

¡ÚNETE A AARP HOY!

Únete por solo $16 al año

  • AARP lucha por tus derechos y por los beneficios que te has ganado, como el Seguro Social y Medicare
  • Información, recursos y publicaciones gratuitas
  • Acceso a planes de salud y seguros
  • Ahorros diarios para ti y tu familia
Únete ahora